Azitromicina

Azitromicina

La azitromicina es un antibiótico macrólido que suele recetarse para tratar la bronquitis, la neumonía o las infecciones de garganta y amígdalas. También es eficaz contra la otitis, las enfermedades cutáneas y las causadas por clamidias. Más información

¡Información importante! Nosotros no ofrecemos productos, sino la posibilidad de solicitar un tratamiento (con o sin medicación).

Si desea un tratamiento con unas medicinas específicas, puede adquirirlas en su farmacia o pedirnos que las encarguemos por usted en una farmacia autorizada de la Unión Europea. En caso de necesitar receta, le concertaremos una consulta con un médico titulado registrado en la Unión Europea.

Producto
Precio (con consulta médica incluida)
Producto – Precio (con consulta médica incluida)

¿Qué es la azitromicina?

La azitromicina es un antibiótico macrólido que suele recetarse para tratar la bronquitis, la neumonía o las infecciones de garganta y amígdalas. También es eficaz contra la otitis, las enfermedades cutáneas y las causadas por clamidias. La azitromicina detiene el crecimiento de las bacterias y es de efecto duradero, gracias a que permanece largo tiempo en el cuerpo.

Posología

Siga exactamente las indicaciones de su médico. La azitromicina suele recetarse como tratamiento para tres o cinco días. Si está siguiendo un tratamiento de tres días, tome 500 mg (12,5 ml) diarios. Si su tratamiento es de cinco días, la dosis del primer día será de 500 mg (12,5 ml), seguida de 250 mg (6,25 ml) diarios durante los cuatro días siguientes. Siga el tratamiento recetado hasta el final. Si lo interrumpe antes de tiempo, existe riesgo de que reaparezca la infección.

Si se olvida una toma o si toma más dosis de las debidas

Si ha olvidado tomar su dosis de Azitromicina, tómela tan pronto como se acuerde. Si falta poco para la siguiente toma, omita la dosis olvidada y continúe con las dosis normales prescritas. Tomar demasiada azitromicina puede empeorar los efectos secundarios. Si accidentalmente toma más azitromicina de la recetada, póngase en contacto con su médico.

Efectos secundarios

La azitromicina puede provocar efectos secundarios, aunque no todas las personas los padecen. Los más habituales son náuseas, molestias estomacales, vómitos y diarrea. Otras reacciones adversas posibles incluyen dolor de cabeza, somnolencia y dolor en las articulaciones. Para ver una lista completa de los efectos secundarios, consulte el folleto que acompaña a su medicamento. Deje de tomar azitromicina inmediatamente si experimenta reacciones alérgicas, como alteraciones respiratorias o hinchazón en los labios, la lengua o el rostro. Advertencia: No tome azitromicina durante la lactancia. En caso de embarazo, consulte a su médico antes de tomar azitromicina. La azitromicina es compatible con el alcohol.