Azitromicina

Azitromicina

Azitromicina es un antibiótico que se usa normalmente para combatir una amplia gama de infecciones bacterianas, entre las que se incluyen infecciones auditivas, cutáneas y respiratorias así como distintos tipos de enfermedades de transmisión sexual. Más información

¡Información importante! Nosotros no ofrecemos productos, sino la posibilidad de solicitar un tratamiento (con o sin medicación).

Si desea un tratamiento con unas medicinas específicas, puede adquirirlas en su farmacia o pedirnos que las encarguemos por usted en una farmacia autorizada de la Unión Europea. En caso de necesitar receta, le concertaremos una consulta con un médico titulado registrado en la Unión Europea.

Producto
Precio (con consulta médica incluida)
Producto – Precio (con consulta médica incluida)

¿Qué es azitromicina?

Azitromicina es un antibiótico que se usa normalmente para combatir una amplia gama de infecciones bacterianas, entre las que se incluyen infecciones auditivas, cutáneas y respiratorias así como distintos tipos de enfermedades de transmisión sexual. Continúe leyendo este artículo para conocer más sobre este antibiótico efectivo y ampliamente utilizado.

¿Cuándo se usa la Azitromicina?

La Azitromicina es un antibiótico del tipo macrólido, que también incluye claritromicina y roxitromicina, que además de usarse para el tratamiento de las enfermedades antes mencionadas también son efectivas contra las enfermedades micobacterianas atípicas. Debe indicarse que estos antibióticos no son efectivos contra infecciones víricas como gripe o un catarro común. Un uso incorrecto de este fármaco puede conducir, de hecho, a una menor efectividad.

Cómo usar Azitromicina

La Azitromicina es un medicamento con receta que debe tomarse de acuerdo con las instrucciones. También hay que seguir todas las indicaciones del prospecto adjunto. El fármaco se toma por vía oral, generalmente una vez al día con o sin comida. Si usted experimenta cualquier malestar estomacal, tomarlo con alimentos puede aliviar estos síntomas. La dosis final se alcanzará en función de la respuesta al tratamiento y de la condición médica concreta que se esté tratando.

Una peculiaridad de los antibióticos en general es que son más efectivos cuando su concentración en el cuerpo se mantiene a un nivel bastante constante. Este es el motivo por el cual la Azitromicina se debe ingerir a la misma hora cada día, en vez de esporádicamente. Tendrá que seguir tomando el fármaco hasta la cantidad necesaria para completar el tratamiento, incluso si sus síntomas desaparecen en unos pocos días.

Si deja de tomar el fármaco antes de completar el tratamiento prescrito, la bacteria que causa el problema puede ser capaz de continuar su crecimiento y causar la reaparición de la infección.

Dosis

Los comprimidos deben tomarse con abundante agua. La dosis habitual es de 500mg por vía oral como dosis única el primer día, seguido de 250mg por vía oral una vez al día durante el resto del tratamiento.

Efectos secundarios

Los pacientes pueden experimentar a veces efectos secundarios al tomar azitromicina.

Entre ellos:

  • Urticaria
  • Hinchazón del cuello o la lengua
  • Dificultades respiratorias
  • Dolores estomacales
  • Cefalea
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Diarrea
  • Náuseas
  • Cefaleas

También se puede presentar una reacción cutánea severa en casos poco frecuentes y si se extiende a otras partes del cuerpo puede ser mortal. Cualquier aparición de síntomas parecidos a los de la gripe, glándulas inflamadas, fiebre o sensación de hormigueo debe comunicarse al médico lo antes posible. También pueden producirse problemas relacionados con el hígado, indicados por síntomas como ictericia, excremento de color arcilla u orina oscura.

Ninguna persona que haya sufrido en el pasado problemas hepáticos o ictericia debe tomar Azitromicina. Las reacciones cutáneas severas más raras se manifiestan con síntomas como dolor de garganta e hinchazón facial, con una sensación de quemazón en los ojos y un sarpullido púrpura e hinchado acompañado de descamación y ampollas.

Si tiene diarrea con sangre, debe comunicarlo inmediatamente a su médico en lugar de tomar un fármaco antidiarreico, que podría reaccionar de forma adversa con la Azitromicina.

Contraindicaciones

La absorción de Azitromicina puede verse afectada negativamente por antiácidos que contienen magnesio o aluminio si se toman al mismo tiempo. Esto incluye productos como Milk of Magnesia, Rulox, Mintox, Gaviscon y otros. Si toma ese fármaco, espere al menos dos horas antes de tomar la Azitromicina.

Comunique siempre a su médico cualquier fármaco que esté tomando en ese momento, incluidos los que haya dejado de usar recientemente, antes de iniciar un tratamiento con Azitromicina. Varios fármacos pueden reaccionar con la Azitromicina y debe tener especial cuidado con el Nelfinavir, así como con los anticoagulantes comúnmente usados como Jantoven, Coumadin y Warfarina.

Uso durante el embarazo, al conducir y con alcohol

En las pruebas de mujeres embarazadas la Azitromicina se toleró mejor que los fármacos estrechamente relacionados como la eritromicina y no se informaron efectos fetales adversos. También se han llevado a cabo estudios en animales, los cuales no mostraron evidencia de toxicidad en el feto. Las pruebas son menos claras en relación con la lactancia materna, ya que todavía no está claro si la Azitromicina se transmite a la leche materna o si puede causar daño al recién nacido. Si está dando el pecho, busque el consejo de su médico si está preocupada por ello. El consenso de las opiniones médicas es que la Azitromicina es un fármaco que solamente debe administrarse a mujeres embarazadas cuando existe un beneficio claro que supere el riesgo.

Como la azitromicina puede causar somnolencia, es mejor no conducir mientras se toma.

Como en raras ocasiones puede causar daño hepático, también es mejor no combinarlo con alcohol.