Diabetes

Diabetes

La diabetes es causada por la falta de insulina. La insulina es una hormona producida en el páncreas por los islotes de Langerhans, que regula la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre. Una deficiencia de insulina significa que los niveles de azúcar o los niveles de glucosa en sangre son demasiado altos. La insulina desempeña un papel importante en el metabolismo de las proteínas, carbohidratos y grasas.

Las personas con diabetes (niveles altos de azúcar en la sangre) no tienen que experimentar necesariamente estos síntomas de forma inmediata. A veces, aparecen síntomas como fatiga, pérdida de peso inexplicable, mal aliento, sed o micción frecuente. En una etapa posterior de la diabetes, aparecen síntomas como visión borrosa y problemas con el tejido nervioso. A largo plazo, las consecuencias son más graves: enfermedades cardíacas, enfermedades renales, daños en el sistema nervioso y disminución de la visión. El tratamiento de la diabetes se centra principalmente en la prevención de los efectos a corto y largo plazo.

Hay dos tipos de diabetes: diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. Con la diabetes tipo 1, no se genera insulina. Con la diabetes tipo 2 se genera insulina, sin embargo, la cantidad no es suficiente; este tipo de diabetes se presenta con más frecuencia que la diabetes tipo 1. Para el tratamiento de la diabetes tipo 1, se utiliza casi exclusivamente la insulina inyectable. En la diabetes tipo 2, la primera opción es la metformina (Metformina o Glucófago).

Ver más

Productos de la farmacia de esta categoria