Domperidona

Domperidona

La domperidona solo está indicada para el tratamiento de náuseas y vómitos. La domperidona debe utilizarse únicamente para aliviar los síntomas, en la dosis eficaz más baja y durante el menor tiempo posible. Más información

¡Información importante! Nosotros no ofrecemos productos, sino la posibilidad de solicitar un tratamiento (con o sin medicación).

Si desea un tratamiento con unas medicinas específicas, puede adquirirlas en su farmacia o pedirnos que las encarguemos por usted en una farmacia autorizada de la Unión Europea. En caso de necesitar receta, le concertaremos una consulta con un médico titulado registrado en la Unión Europea.

Producto
Precio (con consulta médica incluida)
Producto – Precio (con consulta médica incluida)

¿Cómo usar la domperidona?

La domperidona solo está indicada para el tratamiento de náuseas y vómitos. La domperidona debe utilizarse únicamente para aliviar los síntomas, en la dosis eficaz más baja y durante el menor tiempo posible. Suspenda inmediatamente el uso en cuanto desaparezcan las molestias. La forma más eficaz de tomar domperidona es quince o veinte minutos antes de las comidas, con medio vaso de agua. No tome nunca los medicamentos con zumos ni alcohol, ya que pueden alterar su efecto. La dosis máxima es de 3 x 10 mg al día. Lea el folleto antes de tomar este medicamento. Aviso: las personas con trastornos graves de corazón no deben utilizar domperidona.

Náuseas matutinas

Una pregunta obvia es si las embarazadas pueden tomar domperidona para aliviar las náuseas matutinas. Aunque no está comprobado que este medicamento sea perjudicial durante el embarazo, es recomendable reducir su consumo al mínimo. La domperidona estimula la producción de leche materna, lo que puede resultar un efecto secundario beneficioso en algunos casos. Si desea tomar domperidona para la lactancia, consulte primero a su médico.

Aplicación de la domperidona

Si sufre frecuentes nauseas o vómitos, la domperidona puede proporcionar buenos resultados. Si las molestias persisten, es aconsejable consultar al médico. Tanto las náuseas y los vómitos pueden estar motivados por varias causas. A menudo se deben al estilo de vida, por ejemplo a comer de forma irregular o ingerir demasiadas grasas. También influyen el tabaco, el alcohol y el estrés. Pero puede haber otras causas, por ejemplo no tolerar bien alguna medicina o consumir medicamentos incompatibles entre sí. Lea el prospecto antes de usar el medicamento, y respete siempre las indicaciones de uso.