Menú

Amoxicilina

Amoxil (amoxicilina) es un antibiótico. La sustancia activa, amoxicilina, es un derivado de la penicilina, uno de los medicamentos más empleados contra las infecciones bacterianas. La amoxicilina debilita la pared celular bacteriana; como resultado, las bacterias mueren y la infección desaparece. La ventaja de la amoxicilina es que no está contraindicada para niños ni para mujeres embarazadas.

¿Qué es la amoxicilina?

Amoxil (amoxicilina) es un antibiótico. La sustancia activa, amoxicilina, es un derivado de la penicilina, uno de los medicamentos más empleados contra las infecciones bacterianas. La amoxicilina debilita la pared celular bacteriana; como resultado, las bacterias mueren y la infección desaparece. La ventaja de la amoxicilina es que no está contraindicada para niños ni para mujeres embarazadas.

Usos de la amoxicilina

La amoxicilina pertenece a los antibióticos denominados de amplio espectro: es un medicamento que mata muchos tipos de bacterias. Por eso se receta como tratamiento contra diversas infecciones, por ejemplo:

  • Infecciones de las vías respiratorias, como la bronquitis, la otitis media, la sinusitis paranasal y frontal, la neumonía y la faringitis;
  • Enfermedad de Lyme;
  • Enfermedades de transmisión sexual, como la clamidiasis;
  • Infecciones gastrointestinales;
  • Meningitis;
  • Infecciones cutáneas;
  • Infecciones del tracto urinario (ITU).

El tratamiento con antibióticos solo es efectivo contra las infecciones de origen bacteriano. Si lo que padeces es una infección vírica u otra afección distinta, el médico no te recetará antibióticos.

¿Cómo se utiliza Amoxil (amoxicilina)?

Este medicamento se presenta en muchas formas de administración. Para los adultos se suele recetar en comprimidos solubles o en cápsulas. Los comprimidos solubles hay que disolverlos en medio vaso de agua. Agítela bien y bébelo inmediatamente. Las cápsulas hay que tragarlas sin masticar, con abundante agua. Los tratamientos con antibióticos no pueden interrumpirse antes de tiempo. ¿Has olvidado una toma? Puedes tomarla más tarde (cuanto antes, mejor), salvo que falte poco para la hora de la próxima dosis: en ese caso, toma la dosis olvidada al final del tratamiento, para completar el número de tomas prescrito.

Dosificación

Amoxil (amoxicilina) se presenta en concentraciones diferentes (250 mg y 500 mg). Debe ser el médico quien te prescriba la que necesitas, así como la frecuencia con que debes tomar Amoxicilina y la duración del tratamiento. Todo depende, entre otras cosas, de la enfermedad de que se trate.

En general, se siguen las siguientes pautas:

  • Adultos y niños a partir de 40 kilos: 500 mg de dos a tres veces al día.

Las tomas deben distribuirse de la forma más regular posible a lo largo del día. En el caso de los niños que pesen menos de 40 kilos, el médico deberá prescribir una dosificación diferente.

Efectos adversos

Como otros medicamentos, Amoxil (amoxicilina) puede causar efectos adversos.

Algunos de los síntomas conocidos son:

  • Molestias gastrointestinales (náuseas, dolor abdominal, diarrea);
  • Picor o erupción cutánea.

Consulta con tu médico si presentas este síntoma;

  • Micosis en la boca o en la vagina.

En el prospecto encontrarás una lista completa de los efectos adversos. Consulta al médico si padeces estos síntomas u otros con mucha intensidad.

¿Cuándo no debe utilizarse este medicamento?

El uso de Amoxil (amoxicilina) no es adecuado para todo el mundo. No tomes este antibiótico si: Eres hipersensible a la amoxicilina o a otros antibióticos derivados de la penicilina.

Si padeces algún trastorno renal u otra enfermedad grave, pregúntale a tu médico si puedes tomar amoxicilina. Este medicamento puede interactuar con otros fármacos, como en el caso de algunos anticoagulantes. Al hacer tu pedido, indica qué otros medicamentos tomas para que el médico pueda tenerlos en cuenta.

Embarazo / capacidad de conducción / alcohol

El tratamiento con Amoxil (amoxicilina) puede tomarse sin riesgo durante el embarazo y la lactancia (previa consulta al médico), respetando siempre la dosis indicada.

No existen restricciones para la conducción o el consumo de alcohol.

Volver arriba