Menú

Ciprofloxacino

El ciprofloxacino es un antibiótico del grupo de las fluoroquinolonas. La sustancia activa, el ciprofloxacino, mata las bacterias que causan infecciones gastrointestinales (la diarrea del viajero), cistitis y otras infecciones bacterianas. Este medicamento elimina los síntomas, como la diarrea, la fiebre y el dolor. El ciprofloxacino solo se vende con receta.

¿Qué es el ciprofloxacino?

El ciprofloxacino es un antibiótico del grupo de las fluoroquinolonas. La sustancia activa, el ciprofloxacino, mata las bacterias que causan infecciones gastrointestinales (la diarrea del viajero), cistitis y otras infecciones bacterianas. Este medicamento elimina los síntomas, como la diarrea, la fiebre y el dolor. El ciprofloxacino solo se vende con receta.

¿Para qué se utiliza este medicamento?

El ciprofloxacino es un antibiótico fuerte. Solamente se receta cuando otros antibióticos resultan ineficaces.

El ciprofloxacino se usa como tratamiento contra diversas infecciones bacterianas, por ejemplo:

  • Infecciones del tracto gastrointestinal (que se manifiestan con diarrea, dolor estomacal y/o vómitos);
  • Infecciones del tracto urinario (ITU), por ejemplo, cistitis o pielonefritis;
  • Infecciones de las vías respiratorias, como la neumonía, la otitis media y la faringitis;
  • Infecciones de la piel y los tejidos blandos;
  • Infecciones de los huesos y las articulaciones.

¿Cómo se administra el ciprofloxacino?

Los comprimidos de ciprofloxacino deben tragarse sin masticar, con abundante agua. Es importante beber mucho líquido durante el tratamiento. No tomes el ciprofloxacino con productos lácteos (leche, yogur, queso): el calcio reduce la absorción del medicamento. Completa el tratamiento que te receten, aunque te encuentres mejor al cabo de unos días. Si lo suspendes anticipadamente, la infección puede reaparecer. Un tratamiento antibiótico a base de ciprofloxacino puede durar entre 5 y 21 días, dependiendo de los síntomas.

Dosificación

El ciprofloxacino está disponible en comprimidos de 250 mg y 500 mg. El médico te indicará cuál es la dosis más adecuada para ti.

En general, las pautas de dosificación del ciprofloxacino son las siguientes:

  • Adultos: tomar 100-750 mg dos veces al día durante el periodo prescrito.

La administración a niños y jóvenes está estrictamente sujeta a prescripción médica. El médico prescribirá la dosis adecuada para ellos. Lea el prospecto antes de utilizarlo.

Efectos adversos

Algunos posibles efectos secundarios del ciprofloxacino son:

  • Afecciones gastrointestinales (náuseas, diarrea, pérdida de apetito);
  • Hipersensibilidad de la piel a la radiación UV (hay que tener precaución con el sol y las cabinas de rayos UVA);
  • Dolor en las articulaciones;
  • Dolor de cabeza;
  • Mareos;
  • Dificultad para conciliar el sueño.

Consulta al médico si padeces estos síntomas u otros con mucha intensidad. En el prospecto encontrarás más información sobre los posibles efectos adversos del ciprofloxacino.

¿Cuándo no debe utilizarse este medicamento?

El ciprofloxacino no es un medicamento indicado para todo el mundo. No lo utilices si:

  • Eres hipersensible al ciprofloxacino o a algún excipiente que contenga;

  • Tomas un relajante muscular a base de tizanidina.

  • Si padeces epilepsia, alteraciones del ritmo cardiaco, debilidad muscular u otros problemas de salud, pregunta a tu médico si puedes tomar ciprofloxacino.

El ciprofloxacino interactúa con otros medicamentos. Al hacer tu pedido, no olvides indicar qué medicamentos tomas, aunque sea ocasionalmente, para que el médico pueda tenerlos en cuenta.

Embarazo / capacidad de conducción / alcohol

No tome ciprofloxacino durante el embarazo o la lactancia, salvo por indicación médica.

Este medicamento puede disminuir la capacidad de reacción. No conduzcas si no se sientes despejado.

Las bebidas alcohólicas pueden desencadenar o agravar los efectos adversos del ciprofloxacino. Por eso debe evitarse o moderarse el consumo durante este tratamiento.

Folleto Paciente
Volver arriba