Menú

Fosfomicina

La fosfomicina pertenece al grupo de los antibióticos de amplio espectro, es decir, con un espectro de actividad muy amplio. Esto significa que puede utilizarse contra un amplio rango de agentes infecciosos bacterianos. En combinación con otros antibióticos, el fármaco se utiliza para infecciones provocadas por bacterias como estreptococos, estafilococos, neumococos y enterococos. Como tratamiento único, se utiliza para tratar las infecciones agudas no complicadas del tracto urinario en mujeres. El fármaco actúa interfiriendo en procesos importantes de la síntesis de la pared celular de las bacterias, lo que provoca su muerte. La fosfomicina es la versión genérica del Monurol, que lamentablemente ya no está disponible en las farmacias que colaboran con Dokteronline.com.

¿Qué es la fosfomicina?

La fosfomicina pertenece al grupo de los antibióticos de amplio espectro, es decir, con un espectro de actividad muy amplio. Esto significa que puede utilizarse contra un amplio rango de agentes infecciosos bacterianos. En combinación con otros antibióticos, el fármaco se utiliza para infecciones provocadas por bacterias como estreptococos, estafilococos, neumococos y enterococos. Como tratamiento único, se utiliza para tratar las infecciones agudas no complicadas del tracto urinario en mujeres. El fármaco actúa interfiriendo en procesos importantes de la síntesis de la pared celular de las bacterias, lo que provoca su muerte. La fosfomicina es la versión genérica del Monurol, que lamentablemente ya no está disponible en las farmacias que colaboran con Dokteronline.com.

¿Para qué se utiliza este medicamento?

Las mujeres a partir de 12 años de edad toman fosfomicina como tratamiento único (monoterapia con fosfomicina-trometamol) contra infecciones urinarias no complicadas causadas por patógenos susceptibles a la fosfomicina. El fármaco también se utiliza como preparado combinado contra otras infecciones bacterianas. Por tanto, otros ámbitos de aplicación son:

  • Infecciones de piel y tejidos blandos
  • Neumonía y abscesos pulmonares
  • Infecciones del sistema nervioso central (por ejemplo, meningitis)
  • Inflamaciones del tejido interno del corazón (endocarditis)

¿Cómo se utiliza la fosfomicina?

El fármaco se suele tomar por vía oral en forma de polvo para preparar una solución. Para su administración, el contenido del sobre se disuelve en un vaso de agua. La solución preparada se bebe inmediatamente. Se recomienda mantener un intervalo de dos horas con las comidas. En algunos casos, y especialmente en la terapia combinada, el principio activo también puede administrarse directamente en el torrente sanguíneo en forma de infusión.

Posología

En monoterapia para el tratamiento de las infecciones agudas del tracto urinario, las mujeres que pesan más de 50 kilogramos deben tomar 3.000 mg de polvo. Las mujeres con un peso menor de 50 kilogramos y los niños menores de 12 años no pueden utilizar el medicamento. En el caso de terapia combinada, la dosis la determina el médico que le atiende. En principio, se tienen en cuenta el tipo y la gravedad de la infección. En los pacientes de edad avanzada, así como en las personas con deterioro de la función renal, la dosis debe reducirse en la mayoría de los casos.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes de la fosfomicina incluyen mareos, dolor de cabeza y debilidad física. También son posibles síntomas gastrointestinales como diarrea, náuseas y vómitos. Los pacientes pueden encontrar un resumen completo de los efectos secundarios y su probabilidad en el prospecto.

¿Cuándo no se debe utilizar este medicamento?

La fosfomicina no debe tomarse en caso de hipersensibilidad al principio activo. Además, el tratamiento está contraindicado en caso de deterioro grave de la función renal. Si se utiliza al mismo tiempo metoclopramida, un fármaco contra las náuseas y los vómitos, debe respetarse un intervalo de tiempo entre la toma de ambos fármacos; aproximadamente de dos a tres horas. Los pacientes encontrarán toda la información importante y las instrucciones relativas a las interacciones y contraindicaciones en el prospecto.

Embarazo / Conducción / Alcohol

Hasta la fecha, no hay estudios científicos que indiquen un efecto perjudicial de la fosfomicina durante el embarazo. Sin embargo, dado que no se puede garantizar la seguridad al cien por cien, siempre debe obtenerse la aprobación del médico. En las mujeres en periodo de lactancia, el principio activo también pasa a la leche materna en una pequeña proporción. Aunque no se conocen efectos negativos sobre la salud del feto o del recién nacido, el fármaco solo debe tomarse siguiendo las instrucciones del médico. Como el fármaco puede causar mareos en algunos casos, es de prever que los pacientes puedan ver afectada su capacidad para conducir. En principio, no existen interacciones indeseables debidas al consumo de alcohol. No obstante, es aconsejable evitar las bebidas alcohólicas durante el curso del tratamiento.

Folleto Paciente
Volver arriba