Menú

Metoprolol

El metoprolol es un medicamento del grupo de los betabloqueantes selectivos. Los betabloqueantes protegen el corazón contra la estimulación nerviosa excesiva, haciendo que se calme y utilice menos oxígeno. También reducen la tensión arterial. Por su acción selectiva en el corazón, el metoprolol afecta menos a los pulmones, los vasos sanguíneos y la producción de insulina que los betabloqueantes normales (no selectivos). 

¿Qué es el metoprolol tartrato y para qué se utiliza?

El metoprolol es un medicamento del grupo de los betabloqueantes selectivos. Los betabloqueantes protegen el corazón contra la estimulación nerviosa excesiva, haciendo que se calme y utilice menos oxígeno. También reducen la tensión arterial. Por su acción selectiva en el corazón, el metoprolol afecta menos a los pulmones, los vasos sanguíneos y la producción de insulina que los betabloqueantes normales (no selectivos). 

El METOPROLOL TARTRATO se utiliza para:

  • Tratamiento de la hipertensión;
  • Tratamiento de la angina de pecho;
  • Tratamiento de algunos trastornos del ritmo cardiaco;
  • Tratamiento del hipertiroidismo;
  • Prevención o alivio de los ataques de migraña;
  • En algunos pacientes que han sufrido un infarto de miocardio, el metoprolol puede prevenir un segundo infarto.

¿Quién no puede utilizar este medicamento o en qué casos debe ser extremadamente precavido?

¿Quién no puede utilizar este medicamento?

No tome METOPROLOL TARTRATO y avise a su médico si:

  • Es alérgico (hipersensible) al metoprolol, a otros betabloqueantes o a algún otro ingrediente del medicamento. Puede consultar los ingredientes en la sección 6;
  • Padece trastornos de la conducción o el ritmo cardiacos (bloqueo auriculoventricular de segundo o tercer grado, o síndrome del seno enfermo);
  • Padece insuficiencia cardiaca no tratada, está a tratamiento para aumentar las contracciones del corazón o sufre shock a consecuencia de problemas cardiacos; 
  • Tiene los vasos sanguíneos gravemente obstruidos, incluyendo problemas de circulación sanguínea (dedos de las manos y los pies con hormigueo, o que se vuelven pálidos o azules);
  • Tiene un ritmo cardiaco lento (menos de 50 latidos por minuto); 
  • Tiene la tensión arterial baja;
  • Padece un incremento de acidez en la sangre (acidez metabólica);
  • Padece asma grave o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica);
  • Toma inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO). Consulte también: «¿Utiliza usted otros medicamentos?»;
  • Tiene insuficiencia cardiaca y su tensión arterial es frecuentemente inferior a 100 mmHg;
  • Toma otros medicamentos para el tratamiento de la hipertensión, como verapamilo o diltiazem. Consulte también: «¿Utiliza usted otros medicamentos?»;
  • Toma medicamentos para el tratamiento de la arritmia, como disopiramida. Consulte también: «¿Utiliza usted otros medicamentos?»;
  • Padece un feocromocitoma no tratado (hipertensión causada por un tumor en la médula suprarrenal). 

¿En qué casos deberá ser especialmente precavido con este medicamento?

Sea especialmente precavido con el METOPROLOL TARTRATO y avise a su médico si:

  • Padece asma;
  • Padece diabetes mellitus (este medicamento puede enmascarar un bajo nivel de glucosa en la sangre);
  • Padece un feocromocitoma (hipertensión causada por un tumor en la médula suprarrenal);
  • Sigue un tratamiento para disminuir las reacciones alérgicas. El metoprolol tartrato puede incrementar la hipersensibilidad a las sustancias que le producen alergia y empeorar la gravedad de las reacciones;
  • Tiene hipertiroidismo (este medicamento puede enmascarar síntomas como el aumento del ritmo cardiaco, la sudoración, el temblor, la ansiedad, el aumento de apetito o la pérdida de peso);
  • Padece o ha padecido psoriasis (erupción cutánea grave);
  • Le administran un anestésico: avise a su médico o dentista de que está tomando metoprolol;
  • Sufre trastornos de circulación sanguínea (en los dedos de manos y pies, los brazos y las piernas);
  • Padece trastornos de la conducción cardiaca (bloqueo auriculoventricular);
  • Padece insuficiencia cardiaca combinada con alguno de los siguientes factores:
  • Infarto o crisis de angina de pecho en los últimos 28 días;
  • Insuficiencia renal o hepática;
  • Es menor de 40 años o mayor de 80;
  • Enfermedad de las válvulas cardiacas;
  • Agrandamiento del miocardio;
  • Operación del corazón en los últimos 4 meses;
  • Insuficiencia cardiaca inestable (NYHA IV).

¿Utiliza usted otros medicamentos?

¿Utiliza otros medicamentos además del metoprolol tartrato, los ha utilizado recientemente o es posible que los vaya a utilizar en un futuro próximo? En ese caso, avise a su médico o farmacéutico.

No tome metoprolol tartrato si está utilizando alguno de los siguientes medicamentos:

  • Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) contra la depresión (pueden potenciar el efecto reductor de la tensión arterial);
  • Otros medicamentos para el tratamiento de la hipertensión, como verapamilo o diltiazem (pueden reducir el ritmo cardiaco o potenciar la bajada de la tensión arterial);
  • Medicamentos para el tratamiento de la arritmia (antiarrítmicos) como disopiramida (puede aumentar el riesgo de tener un ritmo cardiaco irregular o lento, y disminuir la función cardiaca);
  • Floctafenina (puede reducir las reacciones cardiovasculares compensatorias asociadas con hipotensión o shock);
  • Sultoprida (aumenta el riesgo de ritmo cardiaco irregular).

Antes de tomar metoprolol tartrato, avise a su médico si está tomando o ha tomado recientemente alguno de los siguientes fármacos, o si toma medicamentos sin receta. Los siguientes fármacos pueden potenciar el efecto reductor de la tensión arterial:

  • Cimetidina (contra las úlceras gástricas);
  • Hidralazina y clonidina (para el tratamiento de la hipertensión);
  • Terbinafina (contra las infecciones micóticas);
  • Paroxetina, fluoxetina y sertralina (antidepresivos);
  • Hidroxicloroquina (contra la malaria);
  • Clorpromazina, triflupromazina, clorprotixeno (contra los trastornos psicóticos);
  • Amiodarona, quinidina y propafenona (contra la arritmia);
  • Difenhidramina (antihistamínico);
  • Celecoxib (analgésico).

Los siguientes fármacos pueden disminuir el efecto reductor de la tensión arterial:

  • Indometacina (analgésico);
  • Rifampicina (antibiótico).

Otros medicamentos que pueden interferir en el efecto del metoprolol, o a la inversa:

  • Otros betabloqueantes, por ejemplo colirios;
  • Adrenalina (epinefrina), noradrenalina (norepinefrina) u otros simpaticomiméticos;
  • Medicamentos para el tratamiento de la diabetes: existe riesgo de enmascaramiento de los síntomas de un bajo nivel de azúcar;
  • Lidocaína;
  • Reserpina, α-metildopa, guanfacina, glucósidos cardiacos.

Interacciones con alimentos, bebidas y alcohol

El alcohol puede potenciar el efecto reductor de la tensión arterial del metoprolol tartrato.

Embarazo, lactancia y fertilidad

¿Está o cree que puede estar embarazada, desea quedarse embarazada o tiene un hijo lactante? Hable con su médico o farmacéutico antes de usar este medicamento.

Embarazo: su médico puede recetarle METOPROLOL TARTRATO durante el embarazo si los beneficios de tomarlo compensan los riesgos para el feto. Si ha tomado METOPROLOL TARTRATO hasta el momento del parto, puede que haya que incrementar la vigilancia médica al recién nacido durante los primeros dos días después del nacimiento.

Lactancia: el metoprolol se excreta a través de la leche materna. Con la dosificación normal, la cantidad de metoprolol que contiene la leche es muy baja. Deberá incrementarse la vigilancia médica del bebé.

Fertilidad: los datos disponibles no muestran ninguna particularidad.

Conducción y manejo de máquinas

El metoprolol tartrato puede provocar fatiga y mareos. Asegúrese de que no presenta ninguno de esos síntomas antes de conducir o manejar maquinaria, sobre todo si ha cambiado de tratamiento o si ha bebido alcohol. 

El METOPROLOL TARTRATO contiene lactosa. 

Si su médico le ha informado de que es intolerante a determinados azúcares, consúltelo antes de tomar este medicamento.

¿Cómo se administra este medicamento?

Siga exactamente las instrucciones de administración de su médico o farmacéutico. ¿Tiene dudas sobre el uso correcto? En ese caso, póngase en contacto con su médico o farmacéutico.

La mejor forma de ingerir los comprimidos es con un poco de agua, sin masticar.

Su médico debe recetarle una posología personalizada que se ajuste a sus síntomas. La dosificación habitual es:

Hipertensión: 

Lo habitual es de 100 a 200 mg al día, preferiblemente una vez al día. Máximo 400 mg al día.

Angina de pecho:

La dosificación varía de 100 a 200 mg al día. Máximo 400 mg al día.

Arritmias:

La dosificación habitual es de 100 a 200 mg distribuidos en 2 o 3 tomas. En caso necesario, el médico podrá aumentar la dosificación.

Hipertiroidismo:

Lo habitual es de 150 a 200 mg al día, repartidos en 3 o 4 tomas. Se puede aumentar la dosis en caso necesario.

Para prevenir un segundo infarto de miocardio:

La dosis inicial es de 50 mg dos o cuatro veces al día durante 2 o 3 días. Después, una dosis de mantenimiento de 100 mg dos veces al día (por la mañana y por la noche). 

Para prevenir la migraña:

La dosificación habitual es de 100 a 200 mg al día, que pueden repartirse en dos tomas.

¿Ha tomado más cantidad de la que debía?

Si teme haber tomado una sobredosis grave, avise inmediatamente a un médico.

¿Ha olvidado tomar el medicamento?

Tome los comprimidos en cuanto se dé cuenta de que ha olvidado una toma. Si no se da cuenta hasta la hora de la siguiente toma, no tome una dosis doble para compensar la olvidada; continúe con el esquema habitual.

Precauciones para dejar de tomar este medicamento

Si lleva mucho tiempo tomando este medicamento, no puede dejarlo bruscamente; especialmente si padece determinados trastornos cardiacos. Para abandonar el tratamiento debe consultar al médico, que le reducirá la dosis gradualmente a lo largo de 1 o 2 semanas (deshabituación) o sustituirá el metoprolol por otro medicamento de forma progresiva. El abandono repentino puede producir subidas de tensión arterial y trastornos del ritmo cardiaco.

Si tiene alguna otra duda sobre el uso de este medicamento, consulte a su médico o farmacéutico.

Posibles efectos adversos

Como todos los fármacos, este medicamento puede tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufren.

Suspenda el tratamiento y póngase inmediatamente en contacto con su médico si experimenta síntomas de reacción alérgica, como erupción cutánea con picor, enrojecimiento del rostro, hinchazón del rostro, los labios, la lengua o la garganta, o dificultades para respirar o para tragar. Es un efecto secundario muy grave, pero raro. Puede necesitar atención médica inmediata o ingresar en un hospital.

Avise a su médico si experimenta alguno de los siguientes efectos adversos, u otros que no aparezcan en este prospecto:

Muy frecuentes (afectan a más de 1 de cada 10 pacientes)

  • Sensación de debilidad al ponerse de pie, a causa de hipotensión;
  • Fatiga.

Frecuentes (afectan a menos de 1 de cada 10 pacientes, pero más de 1 de cada 100)

  • Latido lento del corazón;
  • Dificultad para mantener el equilibrio.

(muy raramente con desvanecimiento)

  • Manos y pies fríos;
  • Palpitaciones;
  • Mareos;
  • Dolor de cabeza;
  • Náuseas;
  • Diarrea;
  • Estreñimiento;
  • Dolor abdominal;
  • Dificultad para respirar al realizar esfuerzos físicos.

Poco frecuentes (afectan a menos de 1 de cada 100 pacientes, pero más de 1 de cada 1000)

  • Empeoramiento pasajero de los síntomas de insuficiencia cardiaca;
  • Trastornos de la conducción cardiaca;
  • Retención de líquidos;
  • Dolor en el pecho;
  • Sensación de hormigueo;
  • Calambres musculares;
  • Vómitos;
  • Aumento de peso;
  • Depresión;
  • Falta de concentración;
  • Insomnio;
  • Somnolencia;
  • Pesadillas;
  • Dificultad para respirar;
  • Erupción cutánea;
  • Aumento de la sudoración.

Raros (afectan a menos de 1 de cada 1000 pacientes, pero más de 1 de cada 10.000)

  • Agravamiento de la diabetes;
  • Nerviosismo;
  • Ansiedad;
  • Trastornos de la vista;
  • Sequedad o irritación ocular;
  • Conjuntivitis;
  • Disfunción eréctil;
  • Enfermedad de Peyronie (curvatura del pene durante la erección);
  • Latido cardiaco irregular;
  • Sequedad de boca;
  • Mucosidad;
  • Pérdida de cabello;
  • Alteraciones en las pruebas de la función hepática.

Muy raros (afectan menos de 1 de cada 10.000 pacientes)

  • Alteraciones en las células sanguíneas;
  • Pérdida de memoria;
  • Confusión;
  • Alucinaciones;
  • Cambios de humor;
  • Zumbido en los oídos;
  • Problemas de audición;
  • Cambios en el gusto;
  • Inflamación del hígado (hepatitis);
  • Sensibilidad a la luz;
  • Aparición o empeoramiento de la psoriasis;
  • Debilidad muscular, dolor en las articulaciones;
  • Necrosis de tejidos en pacientes con graves trastornos de la circulación sanguínea.

Comunicación de efectos adversos

Si experimenta cualquier tipo de efecto adverso, consulte a su médico o farmacéutico, incluso si se trata de posibles efectos adversos que no aparecen en este prospecto. También puede comunicarlos directamente a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (sitio web: https://www.notificaram.es). Mediante la comunicación de efectos adversos usted puede contribuir a proporcionar más información sobre la seguridad de este medicamento.

¿Cómo se conserva este medicamento?

  • Conservar en el envase original para protegerlo de humedad. No conservar a temperatura superior a 25 ºC.
  • Mantener fuera de la vista y el alcance de los niños.
  • No tome este medicamento después de la fecha de caducidad que aparece en el envase a continuación de «No consumir después de:» o «CAD.:». Se indican un mes y un año; la fecha de caducidad es el último día del correspondiente mes.
  • No vierta los medicamentos por el lavabo o el inodoro ni los tire a la basura. Pregunte a su farmacéutico qué hacer con los medicamentos que ya no usa: le indicará cómo desecharlos de forma responsable para que no contaminen el medio ambiente.

Contenido del envase e información adicional

¿Qué sustancias contiene este medicamento?

  • La sustancia activa de este medicamento es el metoprolol tartrato, y los comprimidos son de 50 mg o de 100 mg; 
  • El metoprolol tartrato es un medicamento genérico, y por lo tanto lo comercializan diversos fabricantes con diferentes excipientes.

¿Qué aspecto tiene el METOPROLOL TARTRATO y cuánto contiene un envase?

El metoprolol tartrato es un medicamento genérico, y por lo tanto lo comercializan diversos fabricantes con diferentes características externas.

Folleto Paciente
Volver arriba