Menú

Pregabalina

El principio activo pregabalina es un antiepiléptico: un medicamento para tratar la epilepsia. Sin embargo, también se emplea para otros trastornos, como la neuralgia.

¿Qué es la pregabalina?

El principio activo pregabalina es un antiepiléptico: un medicamento para tratar la epilepsia. Sin embargo, también se emplea para otros trastornos, como la neuralgia.

¿Para qué se usa este medicamento?

Los médicos recetan la pregabalina para las afecciones que son el resultado de una sobreestimulación del cerebro, como es el caso de la epilepsia, por ejemplo, pero también de la neuralgia y de ciertos trastornos de ansiedad.

La neuralgia es un trastorno que a menudo va asociado a fuertes ataques de dolor repentinos cuyo desencadenante puede ser un simple roce. Pero también hay personas que experimentan la neuralgia como un dolor constante y lacerante. La causa de la neuralgia es la inflamación o el pinzamiento de un nervio, que puede ser consecuencia de una enfermedad como la diabetes, o de una infección. La hernia es un ejemplo de neuralgia, como también el dolor facial y el herpes zóster.

Cuando se padece neuralgia, los nervios sensoriales transmiten un exceso de señales de dolor al cerebro. La pregabalina disminuye la sensibilidad de los nervios a esos estímulos, lo cual reduce el dolor.

¿Cómo se administra la pregabalina?

El principio activo pregabalina se dispensa en cápsulas. Ingiere la cápsula sin masticar con medio vaso de agua. Este medicamento puede tomarse a cualquier hora del día, con o sin alimentos. Sin embargo, se recomienda tomarlo siempre a la misma hora para no olvidarse de la dosis. Si tienes que tomarlo varias veces al día, distancia las tomas; por ejemplo, una cápsula con el desayuno y otra con la comida.

Si deseas dejar el tratamiento con pregabalina, debes hacerlo gradualmente, ya que en caso de abandonarlo repentinamente pueden experimentarse síntomas de abstinencia.

Posología

Salvo que el médico prescriba otra cosa, la dosificación generalmente recomendada como tratamiento para la neuralgia es la siguiente:

  • Adultos: la dosis inicial es de 150 mg al día, repartidos en 2 o 3 dosis (por ejemplo 3 x 50 mg).

Si el medicamento no tiene la eficacia deseada, el médico puede aumentar la dosis gradualmente al cabo de un tiempo hasta un máximo de 600 mg al día.

La dosificación para el tratamiento de otros trastornos será diferente. La pregabalina no es apta para niños.

Efectos secundarios

Los medicamentos pueden tener efectos adversos, incluida la pregabalina. Los efectos adversos que puedes experimentar durante el tratamiento incluyen:

  • Somnolencia
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Molestias gastrointestinales
  • Problemas oculares, como vista borrosa
  • Aturdimiento y otros trastornos psíquicos

Lee el prospecto para conocer todos los posibles efectos adversos. En caso de que sean muy agudos o persistentes, consulta a un médico.

¿Quién no puede utilizar este medicamento?

La pregabalina no es un medicamento indicado para todas las personas. No lo utilices si:

  • Es hipersensible al principio activo pregabalina o a alguno de los excipientes que contiene la cápsula (consulte el prospecto).

Si eres diabético o padeces alguna otra enfermedad, deberás ser especialmente precavido con el uso de este medicamento. Consulta primero a un médico para saber si puedes tomar pregabalina.

La pregabalina puede interactuar con otros principios activos. Indica siempre al médico qué otros medicamentos estás tomando para saber si son compatibles. En el prospecto encontrarás más información al respecto.

Embarazo/ conducción/ alcohol

No tomes medicamentos que contengan pregabalina durante el embarazo o la lactancia, salvo por indicación médica. Si deseas quedarte embarazada, es preferible que esperes a terminar este tratamiento.

La pregabalina puede producir somnolencia, visión borrosa y otros efectos adversos que pueden afectar a la capacidad de conducción; abstente de conducir si es su caso.

Las bebidas alcohólicas pueden desencadenar o agravar los efectos adversos de la pregabalina. Se recomienda no beber alcohol durante este tratamiento.

Volver arriba