Directly go to the content
Otros servicios de consulta trombosis personas haciendo deporte en un parque

Trombosis

Tanto los hombres como las mujeres pueden padecer trombosis venosa. Incluso aunque sean jóvenes y hagan deporte. Conviene saber cómo detectarla, puesto que es fácil de tratar si se reacciona a tiempo. 

¿Qué es una trombosis? 

Una trombosis es un coágulo de sangre que obstruye una vena o arteria. En condiciones normales, la sangre se coagula si se produce una herida, para cerrarla. En el caso de la trombosis, la coagulación se produce sin que haya herida, o cuando el coágulo de una herida crece hasta alcanzar un tamaño excesivo. Un coágulo puede desprenderse y provocar una obstrucción en el mismo lugar o en otra zona del vaso sanguíneo. 

Tratamientos para trombosis

¿Cuáles son las causas de la trombosis? 

Existen tres factores que desequilibran el proceso de coagulación y pueden producir trombosis, los conocidos como la tríada de Virchow: una ralentización de la circulación sanguínea, un cambio en la composición de la sangre o daños en el vaso sanguíneo. Algunos posibles desencadenantes de estos factores son: 

  • El tabaco
  • El embarazo; 
  • La píldora anticonceptiva
  • Lesiones en los vasos sanguíneos; 
  • Operaciones con anestesia general; 
  • Alteraciones hereditarias de la coagulación; 
  • La edad avanzada; 
  • El cáncer; 
  • El síndrome de May-Thurner; 
  • Fibrilación auricular; 
  • Pasar mucho tiempo sentado (por ejemplo, en un avión); 
  • Pasar mucho tiempo sin mover los brazos o las piernas. 

Si se combinan varios de los anteriores desencadenantes, aumenta el riesgo de sufrir una trombosis. 

¿Qué tipos de trombosis existen? 

Existen dos tipos de trombosis: 

  • La trombosis arterial; 
  • La trombosis venosa

La trombosis arterial consiste en la formación de coágulos en las arterias, que son las que transportan la sangre desde el corazón al resto del cuerpo. La trombosis arterial más frecuente es la que afecta a las arterias coronarias, que provoca infarto de miocardio. Si afecta a las arterias pulmonares, produce embolia pulmonar. En las arterias carótidas puede producir infarto cerebral. 

La trombosis venosa consiste en un coágulo grande. Tiene dos variantes: 

  • La trombosis venosa superficial; 
  • La trombosis venosa profunda. 

El cuerpo tiene venas superficiales y venas profundas. La trombosis venosa superficial es la formación de un trombo directamente bajo la piel. Aparece principalmente en las piernas. Produce inflamación. Se reconoce por la aparición de manchas rojas, la hinchazón y el dolor en la vena. 

La trombosis venosa profunda afecta a las venas más internas del cuerpo. Se encuentran entre los músculos, y llevan la sangre al corazón. Si hay coágulos en su interior, pueden producir problemas graves. Existe el riesgo de que provoquen una embolia pulmonar. 

¿Cómo reconocer una trombosis? 

Hay distintos tipos de trombosis, y todas llevan otros síntomas asociados. 

Trombosis en la pierna / en el brazo: 

  • Tirantez en la piel; 
  • Dolor localizado; 
  • Hinchazón repentina; 
  • Sensación de calor o pesadez; 
  • Manchas rojas, blancas o azules; 
  • Calambres; 
  • Piel brillante. 
  • Embolia pulmonar: 
  • Sensación de ahogo; 
  • Dolor entre los omóplatos; 
  • Disnea; 
  • Temperatura corporal elevada; 
  • Tos, a veces con sangre; 
  • Dolor en el pecho; 
  • Latido cardiaco acelerado. 

¿Cómo evitar la trombosis? 

Es importante llevar un estilo de vida saludable, así como evitar pasar mucho tiempo sentado o tumbado. Un estilo de vida saludable consiste por ejemplo en: 

  • Una alimentación saludable y variada; 
  • No fumar; 
  • Evitar el sobrepeso
  • No llevar prendas demasiado ajustadas; 
  • Poner las piernas en alto cuando esté sentado; 
  • Beber mucha agua; 
  • Hacer suficiente ejercicio. 

Todo ello contribuye a mantener sanos los vasos sanguíneos. 

Hay ejercicios que ayudan a reducir el riesgo de trombosis si se realizan a diario. Pueden repetirse varias veces al día: 

  • Doblar y estirar los dedos de los pies; 
  • Dar pasos sin avanzar; 
  • Levantar las piernas. 

¿Cómo se diagnostica la trombosis? 

Si tiene síntomas de trombosis, el médico le hará un cuestionario y un estudio vascular. El estudio vascular determina si es necesario realizar más pruebas. Si se sospecha que hay trombosis, le realizarán una ecografía tradicional o dúplex, o una angiografía. También pueden hacerle un escáner de pulmón si hay riesgo de que padezca una embolia pulmonar. 

¿Qué tratamientos existen? 

Existen muchos tipos de tratamientos para la trombosis. Se utilizan fármacos anticoagulantes, a veces combinados con medias de compresión. Los anticoagulantes hacen la sangre más fluida. Reducen el riesgo de sufrir trombosis o impiden que se agrave. El coágulo lo disuelve el propio organismo. 

Medicamentos 

La trombosis se combate siempre con medicamentos, pero antes de recetarlos es fundamental que haya un diagnóstico. 

La trombosis se combate siempre con medicamentos, estos son algunos ejemplos: 

  • Heparina: se inyecta bajo la piel y tiene un efecto anticoagulante inmediato. 
  • Cumarina: inhibe la acción de la vitamina K. La vitamina K es necesaria para generar proteínas coagulables. 
  • Antiagregantes plaquetarios: fármacos con una acción anticoagulante moderada. 
  • ACOD: inhibe las proteínas coagulables. 
    – Lixiana
    – Eliquis
    – Pradaxa
    – Xarelto

Si sufre trombosis en una pierna, deberán tomarle las medidas para ponerle una media de compresión. La media ayuda a prevenir la hinchazón y la aparición de varices. Podrá quitársela a última hora de la tarde y por la noche. Los médicos generalmente recomiendan continuar usándola durante un periodo de tiempo prolongado. 

Cambios en el estilo de vida 

Si ha tenido trombosis, se le hará un seguimiento médico (salvo que tome fármacos de tipo ACOD). Se medirá el valor de coagulación sanguínea y se irá reajustando la dosis de la medicación. Tendrá repercusiones en su vida: el tratamiento pude ser prolongado, e incluso cuando termine convendrá que tome precauciones para evitar la recaída. 

Por ejemplo: 

  • Continúe haciéndose controles médicos. 
  • Avise de que ha sufrido una trombosis antes de cualquier intervención médica, desde el dentista hasta una operación. 
  • Antes de ir de vacaciones, pídale a su médico un certificado internacional donde conste que sigue un tratamiento contra la trombosis. 
  • Haga mucho ejercicio. 
  • Evite los deportes que puedan producir heridas. Le conviene evitar el riesgo de sangrado. 
  • Siga una alimentación saludable y escuche a su cuerpo. 

Riesgos y efectos secundarios adicionales 

Cada fármaco antitrombótico tiene sus propios efectos adversos. Para conocerlos, consulte los prospectos originales. 

¿Cómo prevenir esta enfermedad? 

Muchas personas sufren el riesgo de padecer trombosis. Puede deberse a factores hereditarios, o también a la forma de moverse. Si los músculos presionan los vasos sanguíneos durante mucho tiempo, pueden producir un coágulo. A veces puede ser a causa del deporte, o de la presión del vientre en una embarazada. 

Es conveniente llevar una vida sana y no permanecer mucho tiempo de pie o sentado en la misma postura. Puesto que la trombosis tiene diversas causas, se recomienda procurar tomar todas las precauciones posibles para prevenirla. 

Fuentes: 

Trombosestichting.nl (sin fecha). Qué es la trombosis. Consultado el 26-07-2021 en https://www.trombosestichting.nl/trombose/wat-is-trombose/ 

Trombosiscare.be (sin fecha). Qué es la trombosis venosa. Consultado el 26-07-2021 en https://www.thrombosiscare.be/nl-BE/wat-is-een-veneuze-trombose/ 

Fundación del Corazón de los Países Bajos (sin fecha). Folleto de la Fundación del Corazón sobre la trombosis. Consultado el 26-07-2021 en https://www.hartstichting.nl/getmedia/b1592d27-2e65-4e16-9608-1e1dd1b59ef5/brochurehartstichting-trombose.pdf