Voriconazol

Voriconazol es un medicamento antifúngico. Se utiliza para tratar las infecciones fúngicas (como la levadura cándida). Más información

Un médico estudiará su solicitud y, si lo considera oportuno, le expedirá una receta. A continuación enviará la receta a una farmacia, la cual le remitirá el medicamento dentro del plazo de 1 a 3 días laborables. Aquí le ofrecemos información complementaria sobre el funcionamiento de este servicio.

Producto
Precio (con consulta médica incluida)
Producto – Precio (con consulta médica incluida)

¿Qué es voriconazol?

Voriconazol es un medicamento antifúngico. Se utiliza para tratar las infecciones fúngicas (como la levadura cándida).

¿Para qué se usa voriconazol?

Ciertos tipos de hongos y levaduras pueden prosperar a expensas de otras bacterias «buenas». Los hongos y las levaduras pueden causar infecciones en tejidos y órganos. Las personas con un sistema inmunológico débil son particularmente sensibles a esto, como los pacientes con VIH o SIDA, los ancianos más frágiles, las personas con cáncer o los pacientes de trasplante.

Los médicos generalmente recetan fluconazol o itraconazol para tratar las infecciones fúngicas. Su médico le puede recetar voriconazol si estos medicamentos no funcionan o si usted tiene infecciones graves en sus tejidos, sangre u órganos, como aspergilosis, una infección pulmonar. Voriconazol se utiliza a veces para tratar infecciones de levadura cándida en el esófago.

Voriconazol también se utiliza como medida preventiva para las personas que tienen un alto riesgo de infección debido a una resistencia reducida.

¿Cómo funciona voriconazol?

Voriconazol elimina hongos y levaduras, haciendo que la infección desaparezca.

Después de unos días o semanas, notará que sus síntomas disminuyen. No obstante, la curación total puede tardar varios meses. Es muy importante terminar el tratamiento completo.

Cómo tomar voriconazol

Comprimidos: ingiera los comprimidos con medio vaso de agua. La mejor manera de facilitar la absorción del medicamento en sangre es tomarlos con el estómago vacío. Tome los comprimidos al menos 2 horas después de comer, y no coma por lo menos hasta 1 hora después de la ingesta.

Solución: mida la cantidad correcta de solución en una taza de medición o con la jeringa suministrada. Apunte la jeringa llena hacia el interior de la mejilla y luego inyecte lentamente la solución en la boca. Si suministra la solución a un niño: asegúrese de que el niño está sentado con la espalda recta.

Dosis

Siga siempre las indicaciones de su médico. La duración exacta del tratamiento depende de la ubicación y la gravedad de la infección. Por lo general, se prescribe un tratamiento con voriconazol durante unas semanas o meses. Debe finalizar el tratamiento completo, incluso si los síntomas de la infección han desaparecido; esto no significa que todos los hongos o levaduras hayan desaparecido.

Divida las 2 ingestas lo más uniformemente posible a lo largo del día para que siempre haya suficiente medicamento en sangre.

Efectos secundarios

Al igual que todos los medicamentos, voriconazol puede causar efectos secundarios.

Los síntomas comunes que afectan a más de 30 personas de cada 100 incluyen:

  • Problemas oculares, como visión borrosa, deslumbramiento, percepción diferente de los colores y sensibilidad a la luz. Estos síntomas generalmente desaparecen por sí solos en el plazo de 1 hora. Consulte a su médico si los síntomas duran más tiempo.

Los síntomas más inusuales que afectan a entre 10 y 30 personas de cada 100 incluyen:

Náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea, y en casos raros estreñimiento o acidez estomacal;

  • Cefalea;
  • Fiebre;
  • Sarpullidos;
  • Edema;
  • Dificultad respiratoria o falta de aliento.

Los síntomas raros que afectan a entre 1 y 10 personas de cada 100 incluyen:

  • Ansiedad, depresión, excitación, insomnio, somnolencia, confusión y alucinaciones;
  • Mareos, sensación de debilidad, desmayos;
  • Sacudidas, temblores, dolor de espalda, tirones o tensión muscular;
  • Ataques epilépticos o convulsiones;
  • Hormigueo o entumecimiento, especialmente en las manos o los pies;
  • Pérdida de cabello;
  • Disminución de la función hepática o inflamación del hígado;
  • Anemia, infecciones o sangrado;
  • Dolor en el pecho, palpitaciones o latidos irregulares;
  • Cara, cavidades frontales, encías o lengua hinchadas o inflamadas;
  • Disminución de la función renal;
  • Potasio o sodio insuficientes en sangre.

Los posibles efectos secundarios muy raros (menos de 1 persona de cada 100) incluyen:

  • Gusto alterado;
  • Zumbido en los oídos y peor audición;
  • Inflamación del páncreas o del peritoneo;
  • Cálculos biliares;
  • Trastornos del movimiento, como una forma de caminar inestable, problemas de equilibrio, tendencia a caerse;
  • Inflamación de los vasos sanguíneos o linfáticos;
  • Hipersensibilidad al voriconazol.

En casos muy raros se produce una reacción alérgica muy grave con opresión o hinchazón en la cara, desmayos o aparición de ampollas en la piel y en la boca.

Este medicamento puede hacer que la piel sea más sensible a la luz ultravioleta (sol, camas de bronceado, lámparas ultravioleta). La exposición a la luz solar, incluso por períodos cortos de tiempo, puede causar erupciones cutáneas, bultos, ampollas, picor, enrojecimiento de la piel y quemaduras solares graves. Los niños a menudo sufren especialmente este problema.

Después de un tratamiento a largo plazo, existe un mayor riesgo de cáncer de piel. Manténgase alejado de la luz directa del sol, especialmente entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, use ropa de protección, incluyendo un sombrero y gafas de sol, y aplique un protector solar con un alto factor de protección solar.

Embarazo / Lactancia / Consumo de alcohol / Capacidad para conducir

Informe a su médico antes de tomar voriconazol si está embarazada o en periodo de lactancia. No existen contraindicaciones relacionadas con el consumo de alcohol o la conducción.